Entradas

seguridad-alimentaria

Errores de seguridad alimentaria en la cocina

Manipular adecuadamente los alimentos es de vital importancia para prevenir enfermedades e intoxicaciones. Si quieres aprender a evitar estos problemas, toma nota de los 5 errores de seguridad alimentaria que cometemos con más frecuencia en la cocina y aprende cómo corregirlos.

Todos conocemos pautas básicas de higiene a la hora de cocinar, como la importancia de lavarse las manos o limpiar bien los alimentos, pero en muchas ocasiones se nos escapan otras directrices que hay que tener en cuenta para garantizar que la comid
a está libre de bacterias, virus y otros microorganismos malintencionados. Toma nota de estos consejos para manipular los alimentos como un profesional y evita cometer los errores más habituales en la cocina.

 

El estropajo, caldo de cultivo de microbios

Las esponjas de cocina son un peligroso caldo de cultivo de microbios. De acuerdo con un estudio científico realizado en Alemania, tu estropajo tiene más bacterias que la taza del váter: se hallaron 362 tipos distintos de bacterias, 10 de ellas con capacidad para hacer enfermar a una persona si llegan al organismo.

Para mantener el salvauñas lo más limpio posible de microorganismos, Jennifer Quinlan, microbióloga de alimentos de la Universidad de Drexel, recomienda no emplearlo para limpiar líquido de carne de ningún tipo y sustituirlo cada dos semanas. También aconseja cambiar el paño de cocina cada día y usar papel siempre que sea posible para limpiar las superficies.

 

La tabla de madera es un peligro

Las tradicionales tablas de madera para cortar ingredientes son un peligro para la seguridad alimentaria. El problema reside en que la madera es un material poroso en el que es fácil que bacterias y microbios queden ocultos, por lo que resulta complicado mantenerlas limpias e higiénicas. Por este motivo, los científicos recomiendan que utilicemos materiales no porosos en este tipo de tablas, por ejemplo mármol, vidrio o plástico.

Además, también es aconsejable disponer de distintas tablas para los distintos tipos de alimentos, por ejemplo una para cortar las carnes crudas, y otra para las verduras y otros productos, como el pan. Siguiendo esta recomendación evitarás la peligrosa contaminación cruzada.

 

Desinfecta las superficies de trabajo

Las encimeras y tablas de cortar son elementos que corren el riesgo de ser contaminados y entran en contacto con buena parte de los productos que cocinamos y comemos. Por este motivo es importante que estén libres de microbios, para lo que tenemos que desinfectarlos. Sin embargo, en muchas ocasiones no somos conscientes de la diferencia entre limpiar y desinfectar, y nos quedamos contentos con lavarlos con agua y jabón.

Este es uno de los errores de seguridad alimentaria más frecuentes en la cocina, y para evitarlo lo único que tienes que hacer es emplear un desinfectante alimentario adecuado o diluir una cucharada de lejía en unos cuatro litros de agua y aplicar el resultado en las superficies.

 

Nunca laves la carne cruda

Aunque estamos acostumbrados a lavar todo aquello que puede tener gérmenes, esto no se aplica a la carne cruda, que nunca hay que lavarla. Poner este alimento debajo del grifo no va a conseguir que las bacterias y virus se vayan de su superficie. Por el contrario, corres el riesgo de diseminar los microbios por toda la cocina. Para que los virus y bacterias de la carne se mueran, lo que tienes que hacer es cocinarla a una temperatura superior a los 70ºC.

 

Refrigera la comida preparada con rapidez

Cuando cocines para varios días, evita dejar fuera de la nevera los platos preparados durante unas horas. Los expertos aconsejan guardar las sobras en el frigorífico en las dos horas posteriores a la cocción.

¿A qué se debe esto? Por encima de los 70 ºC y por debajo de 4ºC, los virus y las bacterias o bien se mueren o bien se aletargan. Por el contrario, si la temperatura es adecuada, los microbios crecerán en el alimento a sus anchas, lo que puede dar lugar a una intoxicación alimentaria.

 

FUENTE:COMPUTERHOY

foto de grupo para web

SIC Agroalimentaria clausura su curso sobre Gestión de la Seguridad poniendo en valor el gran nivel de sus participantes

La Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de Ciudad Real ha clausurado el curso de SIC Agroalimentaria que supone un “nexo de unión entre la Universidad, la Administración y las empresas”

El curso sobre Gestión de la Seguridad Alimentaria que SIC Agroalimentaria ofrece junto a la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de Ciudad Real, con el patrocinio de Bankia, tuvo en el día de ayer su última jornada. Este curso especialista, dirigido a profesionales del sector agroalimentario, administración, inspectores de sanidad de la Administración Pública y centros de investigación, además de a alumnos de postgrado y de último curso de Universidad, ha cerrado con más de medio centenar de alumnos.

Todos ellos han podido conocer, a través de tres jornadas formativas, el amplio abanico de herramientas que tienen a su alcance en seguridad alimentaria y entender la importancia del técnico de la industria en este sentido. Esta formación integral ha proporcionado a los participantes experiencias y enfoques específicos de la mano de grandes profesionales para asegurar los productos que se introducen en el mercado, para que lleguen al consumidor con las máximas garantías.

Clausura
Esta primera edición del curso que ha organizado SIC Agroalimentaria junto a la Universidad de Castilla-La Mancha sobre la Seguridad Alimentaria ha sido clausurada por el director general de Salud Pública y Consumo, Manuel Tordera; el subdirector de SIC Agroalimentaria, Juan Miguel del Real; el decano de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de la UCLM, Ángel Ríos; la directora del departamento de Química Analítica y Tecnología de los alimentos, Ana Isabel Briones, y el director de Negocios Agrarios de Bankia Castilla-La Mancha, Francisco Carretero.

De esta manera, Juan Miguel del Real ha recordado el papel de SIC Agroalimentaria “como nexo de unión, en este caso, entre la Universidad y la Administración. Este curso es una manera de compartir el resultado del esfuerzo de la Universidad en investigación, de transferir esos conocimientos a las empresas para que el producto llegue en las mejores condiciones a un consumidor que cada día es más exigente en cuando a seguridad”. De esta manera, añade del Real, “la Administración, que dicta las normas y regula en cuestiones de seguridad y calidad alimentaria, necesita del feedback del sector privado, y en ese punto intermedio nos encontramos nosotros”.

En cuanto a los profesionales, Juan Miguel del Real explica que “en el mundo de las empresas el técnico es una figura de gran importancia, pues transfiere los conocimientos adquiridos de su profesión a los productores, a las cooperativas, etc. Es una palanca de apoyo para poder llevar a la práctica las políticas de Seguridad Alimentaria”. En lo que refiere al curso, el subdirector resalta además el aprovechamiento de estas jornadas por parte de los alumnos, que muestra que “no se trata de un curso más sino de uno realmente especializado, que aporta valor y que marca un antes y un después en su formación”.

El director general Manuel Tordera ha recordado que “uno de los pilares básicos de la salud en general y de la Salud Pública en particular es la prevención de la enfermedad, y la alimentación va muy ligada con ello. La Salud tiene la necesidad de ofrecer unas garantías en los productos que van a ser consumidos pero además, el consumidor cada vez demanda más dichas garantías”. Por este motivo, “es importante que los técnicos hagan una labor de calidad y control exquisita y escrupulosa. Es imprescindible tener una buena gestión de los alimentos para mantener el éxito en la industria alimentaria de Castilla-La Mancha”.

El decano de la Facultad recuerda que organizar estas jornadas junto a “SIC Agroalimentaria ha garantizado un alto nivel profesional en cuanto a profesionales y ponentes, que han sido realmente excepcionales. Esta acción es el ejemplo de una buena confluencia y simbiosis entre los distintos agentes que deben estar implicados en la Seguridad Alimentaria”.

La profesora Ana Briones ha hecho hincapié en que desde el sector “se están haciendo las cosas bien para ofertar profesionales y tecnólogos de alimentos cualificados a las empresas y para que éstas puedan beneficiarse de sus conocimientos. Empezamos un camino, de encuentros sectoriales con la pequeña y mediana empresa, dándoles nuestro apoyo como Universidad” ha añadido la profesora Ana Briones, quien ha recordado que “la industria alimentaria hace un gran esfuerzo y un gran reto por ofrecer un alimento sano y seguro”.

Por su parte, representante de Bankia en Castilla-La Macha ha hecho hincapié en el valor de la seguridad alimentaria, que no es solo importante para el correcto desarrollo del sector sino que además es de vital importancia para el consumidor.

Presentación-Curso-seguridad-Alimentaria-Sic-Agroalimentaria web

“Nunca antes habíamos tenido garantizados niveles de seguridad alimentaria como hoy en Castilla-La Mancha”

El próximo mes de abril arrancará en Ciudad Real de la mano de la Universidad de Castilla-La Mancha, Sic Agroalimentaria y Bankia el curso “Gestión de la Seguridad Alimentaria”, abordando el papel del técnico en aspectos como la formación continua, la capacidad de decisión, la responsabilidad, la motivación y la mejora de la calidad para garantizar alimentos seguros

La Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas de Ciudad Real y SIC Agroalimentaria con el patrocinio de BANKIA, pondrán en marcha los días 14, 21 y 28 de abril, un curso formativo destinado, principalmente, a profesionales del sector agroalimentario, administración y centros de investigación, pero también a alumnos de postgrado y último curso de Universidad.

El papel del técnico en la industria alimentaria

El remarcado carácter técnico y el amplio abanico de temas y ponentes de nivel nacional que intervendrán hacen a este curso novedoso en Castilla-La Mancha. El primer objetivo del curso es incorporar una visión amplia del papel que juega el técnico de la industria en la seguridad alimentaria, así como complementar sus conocimientos aportando herramientas a su alcance para gestionar adecuadamente la seguridad alimentaria. Otro de los objetivos es aportar experiencias y enfoques para asegurar al poner en el mercado los alimentos que llegan al consumidor. Esta formación “integral” pasa por abordar parcelas tan decisivas en el papel del técnico de la industria agroalimentaria como la formación continua, el compromiso ético, responsabilidad, motivación, capacidad de decisión, comunicación y mejora de la calidad.

José Luis Rojas Sánchez “ampliamos nuestra línea de colaboración con la UCLM”

Durante la presentación, el director de Sic Agroalimentaria –empresa especializada en el sector y proveedora de servicios a Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha-, José Luis Rojas, señaló que “Sic, como empresa de servicios de Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha amplia hoy su línea de colaboración con la Universidad a través de este curso, que ya se inició el pasado año llevando a cabo “El mes de la seguridad alimentaria” en Tomelloso y en el que participaron numerosos expertos del sector”. “Junto a otras entidades, como Bankia, vamos a consolidar y ampliar este ámbito de actuación. Nosotros tenemos en nuestro ADN que es más eficiente buscar ámbitos de colaboración con otras entidades que participan en el sector agroalimentario y así lo venimos haciendo para continuar mejorando el sector agroalimentario de nuestra comunidad”.

Rojas destacó que “el sector agroalimentaria en Castilla-La Mancha es una fuente de riqueza con mucho peso en la economía, facturando más de 4.000 millones de euros anuales”. “Desde hace algún tiempo la seguridad alimentaria es para las administraciones, desde la local a la europea- un asunto de primer nivel, legislando con normativas cada vez más exigentes en esta materia, que la industria en nuestra región está cumpliendo y que garantizan al consumidor alimentos que están en perfectas condiciones”. “Además de estos controles de las administraciones –continuaba Rojas- las empresas productoras, de distribución, etc – establecen protocolos de seguridad que exigen a sus proveedores articular todo un mecanismo que asegura al consumidor unas garantías que impiden temas de contaminación y por supuesto de carácter higiénico sanitario”. “Cursos de formación continuada como estos, y con el aval de la Universidad de Castilla-La Mancha y ponentes de todo el territorio nacional y de otras universidades y empresas especializadas es lo que nos permite prevenir las posibles crisis alimenticias”, concluyó José Luis Rojas, quien quiso trasladar un mensaje de confianza apostillando que “el nivel de la seguridad alimentaria, los niveles que tenemos tanto en al región, como en la nación o en la UE son los más elevados de la historia de la humanidad. Tenemos el buen hacer de la industria, de la universidad y podemos estar tranquilos con lo que comemos y con lo que comen nuestros hijos”

Ángel Ríos Castro, Decano de la Facultad de Ciencias Químicas de la UCLM

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias y Tecnologías Químicas, Ángel Ríos Castro, puso de manifiesto la “excelente relación colaborativa” que ya el año pasado se inició con Sic Agroalimentaria –empresa especializada en el sector Agroalimentario con más de 25 años de experiencia – y que ha permitido abordar este nuevo curso el presente año. Ángel Castro señaló que “desde el origen de nuestra facultad hemos promocionado la formación, y habida cuenta que somos un centro que genera conocimiento, no solo a través de la investigación, sino también la formación en sí misma, nuestro objetivo es colaborar con el mundo empresarial para que todo este conocimiento se pueda aplicar con la mayor eficiencia en la industria agroalimentaria de Castilla-La Mancha”.

“En este caso la formación hacia la seguridad alimentaria –continuó Castro- es importante, también porque el sector agroalimentario es un sector estratégico que contribuye de manera importante al PIB y tenemos que ofrecérsela a profesionales de las empresas”. “Precisamente podemos decir que esos técnicos que trabajan perfectamente en nuestras empresas de Castilla-La Mancha, cumplen un nivel de seguridad es muy importante y si eso es así, es porque hay acciones de prevención. La orientación del curso va a transferir ese conocimiento y herramientas para que el técnico sepa utilizarlas correctamente, para aplicarlo correctamente y en definitiva para que nos aseguren a todos como consumidores una calidad y una seguridad”.

El decano concluyó señalando que “en un futuro nuestro objetivo es circunscribir mayores ámbitos de colaboración con las empresas agroalimentarias y con las cooperativas, para entender cuales son sus necesidades y aportar desde la universidad ese valor de investigación . Somos un vehículo atractivo para aportar esas herramientas al técnico”, concluyó.

¿Por qué Bankia?

Por su parte, el director comercial de Bankia en Castilla-La Mancha y Andalucía, José Ángel González, señaló que “nuestra colaboración con este proyecto encuentra un cauce perfecto, ya que coincide con dos de las líneas estratégicas de nuestra entidad: la formación y apoyo de Bankia al sector agroalimentario en Castilla-La Mancha, donde nuestra presencia se remonta a más de 50 años y 60 oficinas especializadas en este sector con más de 500 profesionales a su servicio”.

Puesta en marcha del curso

Quince expertos en el área de la gestión de la seguridad alimentaria a nivel nacional transmitirán a su “alumnado”, técnicos, directivos y responsables de empresas agroalimentarias de Castilla-La Mancha, principalmente, conocimientos prácticos y experiencias que aumente su capacitación en el día a día para mejorar su papel en la industria agroalimentaria, en una región como Castilla-La Mancha, en el que su papel es fundamental.

El período de inscripción estará abierto hasta el 27 de marzo, y se puede realizar online, a través nuestra web.

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.