La entrada en vigor del etiquetado de origen de la leche permitirá a los consumidores elegir productos que generen valor en el territorio y eviten su despoblación

Hoy, día 22 de enero entra en vigor el Real Decreto 1181/2018 relativo a la indicación del origen de la leche utilizada como ingrediente, en el etiquetado de la leche y los productos lácteos.

Cooperativas Agro-alimentarias de España junto con otras organizaciones ganaderas y asociaciones de consumidores habían reclamado desde hace tiempo que el origen se especificara con claridad en la leche y en otros productos lácteos, como los quesos, los yogures y la mantequilla, con el objetivo de que los consumidores en el momento de compra pudieran disponer de esa información y hacer una elección más acorde a sus preferencias.

Finalmente, a partir de ahora, toda la leche y productos lácteos que hayan sido ordeñados, elaborados y envasados en España, tendrán que especificar con claridad “Origen: España”.

El consumidor muestra cada vez una mayor preocupación por la sostenibilidad de nuestro hábitat rural y del medio natural que lo rodea. En este sentido, está ampliamente reconocido el papel de dinamizador social, ambiental y económico que juegan la producción y las cooperativas de leche en los pueblos, ya que además de la propia riqueza que generan permite desarrollar otras actividades complementarias ligadas y benefician al entorno en el que se asienta.

Cooperativas Agro-alimentarias de España espera que los consumidores apuesten por aquellos productos que generan valor en nuestro territorio y permitan que futuras generaciones de ganaderas y ganaderos y sus cooperativas puedan seguir cuidando nuestro entorno rural.

Aunque esta normativa tiene carácter transitorio, establecido en dos años, se espera que pasado este plazo y en base a los resultados obtenidos, se implante definitivamente e incluso se avance en algunos aspectos para dotar al consumidor de información más clara y precisa.

Fuente: Cooperativas Agro-alimentarias de España

El campo español afronta 2019 con la vista puesta en la renta y en el escenario europeo

El sector agroganadero está pendiente de las elecciones europeas en un contexto de salida efectiva de Reino Unido de la UE y con una negociación de la PAC abierta.

El sector agroalimentario arranca 2019 con la vista puesta en la Unión Europea (UE), que afronta las elecciones en un contexto de salida efectiva de Reino Unido y con una negociación de la PAC en plena efervescencia, y en asuntos internos como el deseo de ganar en rentabilidad.

Así lo han apuntado a Efeagro fuentes de las cooperativas y las organizaciones agrarias, que han apuntado sus impresiones sobre cómo discurrirán los próximos 12 meses para el sector.

Desde Cooperativas Agro-Alimentarias de España, su director general, Agustín Herrero, se muestra preocupado por la negociación del “brexit”. ya que “se agota el plazo” para acordar una salida negociada, lo que abre la puerta a una situación “francamente complicada” que genera incertidumbres.

Por ello, pide a las cooperativas que suministran alimentos a Reino Unido que piensen en el “peor escenario” con medidas de contingencias previstas para asegurar sus suministros.

En cuanto a la futura Política Agraria Común (PAC), espera que el Parlamento actual pueda hacer una primera lectura de su reforma para que la nueva cámara resultante de los comicios “tenga constancia” de “qué tipo” de reforma quieren los Estados miembro.

En el ámbito nacional, seguirán luchando por su “reto permanente” que es avanzar hacia una mayor integración cooperativa para ganar posición en los mercados, por que haya cambios en la Ley de integración para facilitar la constitución de Entidades Asociativas Prioritarias (EAPs), por el relevo generacional y la presencia de la mujer, ambos también en los órganos directivos de las cooperativas.

Visión de las organizaciones agrarias
El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha incidido en la importancia de las elecciones europeas: Son “fundamentales” para el campo.

Barato ha incidido en que 2019 será un año en el que se confirmará ese retraso de la PAC, y ha planteado que “como no se aplicará en 2020, esperemos que no haya anormalidad sino normalidad” en la aplicación de estas políticas, a pesar de la situación.

Desde Asaja, además, seguirán apostando por que haya mejoras en las líneas de los seguros agrarios y estarán muy atentos a cómo evolucionan las diferentes amenazas en sanidad animal y vegetal.

Para este año, Barato también reclama que los precios percibidos por los agricultores les permitan vivir y para ello exista un decreto ley que impida la venta por debajo de costes de producción.

Por su parte, el responsable de Organización de COAG, Miguel Padilla, escoge la palabra “incertidumbre” para describir el escenario en torno a la PAC, porque “llegarán las elecciones” y “no habrá reforma”, lo que abre las puertas a que el nuevo Parlamento decida cambiarla.

Ha expresado su confianza en que el “brexit” se cierre de forma amistosa porque, de lo contrario, perjudicará “de forma importante” a producciones agroalimentarias comunitarias.

La rentabilidad, también en el punto de mira
COAG también estará en 2019 pendiente de los costes de producción y de los precios percibidos en origen, ya que la ecuación resultante hace “inviable” la existencia de explotaciones, por lo que pedirán una mejora de la Ley de la cadena alimentaria. Por eso, su deseo para este año es que los agricultores reciban unos precios “razonables”, ya que esa es “la gran preocupación de la mayoría de los sectores”.

Desde UPA, su secretario general, Lorenzo Ramos, coincide en que 2019 estará “muy marcado” por las elecciones europeas y la “incertidumbre” en la negociación de la PAC y del “brexit”: La UE tiene “muchos frentes abiertos y eso da mucho miedo”. En este sentido, Ramos ha asegurado que la organización estará pendiente de que la PAC que se negocie sea “fuerte” para los intereses españoles.

En términos nacionales, pide al Gobierno que sea “valiente” y reforme la Ley de la cadena alimentaria para regular la venta a pérdidas y que haya “máxima transparencia”.

Para Ramos su deseo en 2019 está claro: “Que la renta agraria sea favorable a los agricultores y los ganaderos, y que el año vaya bien tanto en producciones como en precios”.

Autorizar consumo humano de harina de almortas, base de las gachas

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo ha anunciado que la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) ha admitido la propuesta realizada por el Gobierno de Castilla-La Mancha.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha conseguido un nuevo logro gracias al trabajo que se ha desarrollado intensamente durante toda la legislatura con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). No es otro que la harina de almortas, base de las gachas manchegas, se regularice y se autorice para el consumo humano; un producto que, hasta el momento, solo podía venderse para consumo animal, como pienso.

Este anuncio lo ha realizado esta mañana el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante la celebración de las migas previas a las fiestas navideñas realizadas en el Palacio de Fuensalida, impulsadas por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y que este año han contado con la novedad de la elaboración, además, de las gachas manchegas.

La AECOSAN ha admitido la propuesta realizada por el Gobierno de Castilla-La Mancha para que la harina de almortas se pueda utilizar para elaboración de gachas “que se consumen de manera moderada, por cualquier persona”, un producto que según el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural han consumido los agricultores de “esta tierra desde “siempre”, “gente humilde que iba al campo y se esforzaba por sacar adelante Castilla-La Mancha”.

Las gachas, ha explicado, “son un plato excelente de la gastronomía castellano-manchega” y ahora, con este logro fruto del esfuerzo del Ejecutivo regional y su compromiso con los productores de esta harina y la gastronomía castellano-manchega, se podrá vender en los lineales de distribución como un producto “apto para el consumo”.

Junto al consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, han estado presentes los representantes de la empresa de La Solana ‘Harinas Simón’ que produce en su molino de piedra natural la harina de almorta desde hace seis generaciones y que, a partir de ahora, al igual que el resto de empresas que se dedican a su elaboración, van a “poder vender su producto en las tiendas sin ningún problema desde el punto de vista de consumo humano”.

Una reivindicación convertida en logro

En la región se cuenta con tan solo 550 hectáreas de cultivo y 330 toneladas de este producto al año y, aunque “no es el sector más importante”, ha indicado Martínez Arroyo, supone un “complemento de renta para muchos agricultores y la reivindicación de la gastronomía castellano-manchega”.

Ahora, con su regularización para el consumo humano, se vaticina un incremento de su venta y el acceso del consumidor al mismo en los lineales.

Fue en abril de este año cuando el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, durante la visita a la empresa ‘Harinas Simón’ en La Solana, anunció que el Gobierno regional había impulsado una reunión del Comité Científico de la Agencia española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) para que se pudiera regularizar el consumo de harina de almortas en nuestro país.

Meses después de esa visita y tras un trabajo continuado por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha, que se inició nada más tomar posesión en 2015, el Comité Científico de AECOSAN, en un informe, ha concluido que “el riesgo para la salud de la población general del consumo de harina de almortas puede considerarse despreciable en las condiciones habituales de consumo de esta harina en forma de gachas por la población española”.

Fuente: AgroCLM

“FUNDACIÓN COOPERACTIVA Para la promoción del cooperativismo Agroalimentario de CLM” ALCAZAR DE SAN JUAN (C. REAL)

PRECISA

TÉCNICO-A DE GESTIÓN para su área de igualdad de género y estadística para incorporación a sus oficinas de Alcázar de San Juan (C. Real)

REQUISITOS

  • Grado en Administración–Dirección  de  Empresas, Económicas, o Relaciones Laborales.
  • Mínimo Inglés B1.
  • Carnet de conducir y vehículo propio
  • Disponibilidad para viajar.
  • Informática: Manejo Avanzado Paquete Office.
  • Se valorará:
  • Formación específica en materia de igualdad de género.
  • Residencia en Alcázar de San Juan o en un radio de acción de 30 km aproximadamente.
  • Nivel superior de inglés u otros idiomas.

SE OFRECE

  • Retribución según convenio.
  • Tipo de contrato: inicialmente temporal pero con vocación de permanencia en función de su desempeño profesional.
  • Contratación inmediata.
  • Confidencialidad en todo el proceso de selección.

Candidatos/as, enviar curriculum vitae provisto de foto reciente, junto a texto de presentación, hasta el día 25 de Enero 2019, a la dirección de correo electrónico: seleccion@agroalimentariasclm.coop indicando en el Asunto del correo: TÉCNICO-A DE GESTIÓN

ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas consideran “un paso atrás inaceptable” la nueva normativa sobre “venta a pérdidas”

  • El Real Decreto aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros no responde a la reclamación del sector, que pide su prohibición efectiva en la Ley de la Cadena Alimentaria.
  • Añade complejidad, subjetividad y arbitrariedad a todo el proceso. En la práctica, es inútil para proteger al sector productor.
  • Organizaciones agrarias y cooperativas solicitan una reunión urgente con el Ministro de Agricultura para lograr la prohibición “real y efectiva” de esta práctica a través de la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria.
  • La venta a pérdidas es una de las prácticas abusivas de la distribución que más destruye el valor de un producto a lo largo de la cadena agroalimentaria. Los productores recuerdan que “llevan años reclamando su prohibición”.

ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias consideran “compleja, subjetiva y arbitraria” la nueva normativa que prohíbe la “venta a pérdidas” en el sector agroalimentario y vaticinan serios problemas jurídicos para que cualquier posible infracción derive en apertura de expediente. En este sentido, organizaciones agrarias y cooperativas consideran que se ha dado un “paso hacia atrás inaceptable” en la eliminación de esta perniciosa práctica, al tiempo que lamentan que se hayan impuesto las tesis del Ministerio de Comercio frente a las de Agricultura.

1. Se ha legislado en contra de las propuestas del sector agrario. ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias habían planteado que la prohibición de la “venta a pérdidas” se realizara vía modificación de la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria. El propio Ministro de Agricultura, Luis Planas, había hecho público este compromiso de forma reiterada y finalmente no ha sido así.

El Consejo de Ministros del 7 de diciembre ha aprobado un Real Decreto-Ley de Medidas Urgentes para el Impulso de la Competitividad Económica en la Industria y Comercio, que incluye la prohibición de las “ventas con pérdida” o “ventas a pérdidas” en supuestos en que se consideren prácticas desleales. La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 19 de octubre de 2017, dictada en el asunto C-295/17, obliga al Gobierno español a reformular nuestro ordenamiento jurídico para darle acomodo.

Sin embargo, la sentencia no obliga a modificar únicamente la disposición afectada, sino que deja libertad al Ejecutivo para cambiar aquellas disposiciones legislativas que estime oportuno.

2. Se ha dado un paso hacia atrás en la eliminación de esta perniciosa práctica: lo que teníamos hasta la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE era una prohibición general de venta a pérdida al consumidor y bastaba con demostrar que el precio de venta era inferior al precio de compra (factura contra factura). Ahora, no sólo debe darse esto último sino que hay que demostrar que la práctica tiene carácter desleal *.

3De esta manera, se complica enormemente la denuncia de esta práctica porque la norma gana en complejidad, subjetividad y arbitrariedad. En la práctica, es inútil para proteger al sector productor, que queda fuera del ámbito de esta normativa, hecho que se hubiera subsanado de haberse introducido en la Ley de cadena, como propone el sector productor. Además, los supuestos que definen la deslealtad de la práctica son interpretables y generan indefinición jurídica, lo que hace más difícil la aplicabilidad de la norma.

*¿Cuándo se puede considerar que tiene carácter desleal?
a) Cuando sea susceptible de inducir a error a los consumidores acerca del nivel de precios de otros productos del mismo establecimiento.
b) Cuando tenga por efecto desacreditar la imagen de un producto o de un establecimiento ajeno.
c) Cuando forme parte de una estrategia encaminada a eliminar a un competidor o grupo de competidores del mercado.
d) Cuando forme parte de una práctica comercial que contenga información falsa sobre el precio o su modo de fijación, o sobre la existencia de una ventaja específica con respecto al mismo, que induzca o pueda inducir a error al consumidor medio y le haya hecho tomar la decisión de realizar una compra que, de otro modo, no hubiera realizado.

Los alimentos de la UE, los más seguros

Según el último informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria

Según los resultados revelados por el último informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria –EFSA- los alimentos producidos en Europa continúan, como en años anteriores, siendo los más seguros.

El informe muestra los resultados obtenidos después del análisis de más de 84.500 muestras, comprobando los residuos de 791 productos fitosanitarios diferentes, de productos agrícolas de la UE, Noruega e Islandia.

De las muestras analizadas, el 96,2% estaban por debajo de los Límites Máximos de Residuos permitidos según la legislación vigente, también llamados LMRs, de las cuales el 50,7% estaban totalmente exentas de trazas de residuos.

supermercado

En cuanto a la situación de española, se realizaron un total de 2.300 muestras de las que un 96,8% estaban por debajo de los LMRs, manteniéndose al mismo nivel que la media europea.

También hay que destacar del informe que de los productos importados por terceros países un 7,2% contenían trazas de residuos por encima de los LMRs, frente al 2,8% de los productos de la UE, confirmando una vez más que los productos procedentes de la UE son los más seguros.

Rigurosos controles sanitarios

Los buenos resultados obtenidos en el informe por los alimentos que consumimos en la UE son fruto de la implementación de Planes y Programas de Control Oficial en todos los niveles, haciendo que todas las partes implicadas en el proceso productivo, de transformación y de distribución cumplan con rigurosos controles sanitarios y nos permiten afirmar que los alimentos que se consumen en Europa son seguros y mantienen un nivel muy alto en el cumplimiento de los estándares de seguridad alimentaria, en buena parte, gracias al fuerte compromiso adquirido por parte de los sectores agrarios y cooperativos.

España se encuentra bajo el marco del “Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria 2016-2020” que es el documento que describe los sistemas de control a lo largo de toda la cadena alimentaria. Este Plan viene a repartir las competencias respecto a los controles oficiales, dando la labor de coordinación y control de fronteras a los Ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, mientras que las competencias en la planificación y ejecución de los controles de procesos productivos recaen sobre las comunidades autónomas.

plato

Las normas de higiene de la producción primaria controlan la producción de los alimentos, teniendo como herramienta principal la “Gestión Integrada de Plagas –GIP-“, en la que se lleva un seguimiento riguroso del uso de los plaguicidas utilizados por parte de los agricultores, comprobando que los productos fitosanitarios y las dosis utilizadas sean las adecuadas y que se cumplen con los plazos de seguridad antes de recolectar los productos. Por otro lado elaboradores, fabricantes, almacenistas, mayoristas y minoristas están obligados a implantar un sistema de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico) en el que se recogen una serie de actuaciones para evitar la aparición de residuos de fitosanitarios en los alimentos por encima de los LMRs.

“Programa 17”

Las Comunidades Autónomas a través del “Programa 17 – Control de residuos de plaguicidas en alimentos” organizan y gestionan los controles oficiales de establecimientos alimentarios y alimentos.
Dentro del “Programa 17” se diferencian dos tipos de controles:

• Controles ordinarios. Tienen como objeto evitar la puesta en el mercado de productos con residuos de plaguicidas por encima de los LMRs.

 Controles de productos “bajo sospecha”. Tienen como objetivo confirmar y evitar la puesta en circulación de lotes de productos que se consideran sospechosos por diferentes motivos.

Una legislación potente dirigida al control del uso de plaguicidas unida estrictos planes de control oficial que recaen sobre todas las partes implicadas en la cadena alimentaria llevan a que la seguridad de los productos que se consumen en Europa sea muy elevada. A estos controles hay que sumar los diferentes programas de formación en el uso de productos fitosanitarios que hacen que tanto agricultores como elaboradores realicen un mejor uso de los plaguicidas siguiendo las instrucciones de las etiquetas de los pesticidas y realizando tratamientos específicos solo cuando su uso sea necesario, consiguiendo aplicaciones más eficientes y haciendo que las cantidades de plaguicidas usadas sean menores.

La campaña de melón y sandía finaliza con claro balance negativo

Una vez finalizada la campaña de melón y sandía en Castilla-La Mancha, Cooperativas Agro-alimentarias ha realizado un balance de la misma, a la que califica de “ruinosa”, y denuncia que durante la mayor parte de la campaña los precios para el productor se han situado por debajo de los costes de producción. Esta situación pone en grave peligro la subsistencia económica de este cultivo social de tanto arraigo en determinadas comarcas de Castilla-La Mancha.

Cooperativas sostiene que, aunque en algunos momentos de la campaña el precio ha sido razonable, la realidad es que los precios más bajos se han situado en las semanas de concentración mayor de la oferta de producto en el mercado y, por tanto, con una mayor presión en las ventas, dado el carácter perecedero de estos productos.

“El precio ponderado de toda la campaña se ha situado muy por debajo de los costes de producción; de hecho los precios más altos se han dado al inicio y al final de la campaña, cuando las ventas de melón y sandía han sido prácticamente testimoniales”, afirman desde Cooperativas.

A esta situación se suma el elevado desequilibrio existente en los diferentes eslabones de la cadena agroalimentaria, debido a la alta atomización en que se encuentra el sector productor, en clara situación de desventaja y mucho más vulnerable a los riesgos de las transacciones comerciales que la gran distribución.

Retos de futuro

Por todo ello, Cooperativas Agro-alimentarias está a favor de las normas que, tanto a nivel nacional como europeo, regulan y dan la mayor transparencia a toda la cadena agroalimentaria, y apuesta por abordar, junto a la Administración, los retos de futuro del sector para asegurar la competitividad y sostenibilidad del mismo.

Entre estos retos de futuro se encuentran el favorecer la concentración de la oferta del sector productor para equilibrar su posición frente a la distribución; el fomento de la calidad de las producciones, así como el desarrollo de nuevos productos comerciales o presentación de los mismos; la creación de un registro de operadores y fomentar la transparencia económica de las relaciones comerciales y, finalmente, el compromiso de erradicar las prácticas comerciales desleales, como pueden ser las ventas a pérdidas.

Finalmente hay que recordar que el melón y la sandía son cultivos de altos costes de producción y, por tanto, con un riesgo elevado a las grandes volatilidades del mercado, con bajadas en una misma campaña como la actual, de un 80% del precio en apenas un mes, por lo que se hacen precisas intervenciones de profundo calado, tanto desde el propio sector como desde la Administración, para dar estabilidad y garantizar el futuro de este sector.

Fuente: AgroCLM

La industria láctea pide que la reducción de azúcar sea un compromiso de toda la cadena alimentaria

Desde la federación (Fenil), aseguran que la industria láctea ha sido pionera en firmar un protocolo de reducción de azúcares añadidos con las autoridades alimentarias.

Detalle de la fecha de caducidad de varios yogures en un lineal de supermercado. EFE/Juanjo Martin
La Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) considera que el compromiso de reducir el azúcar añadido en los productos de consumo habitual debe ser un compromiso de toda la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta la distribución.

En declaraciones a Efeagro, el director general de Fenil, Luis Calabozo, ha subrayado que la industria láctea ha sido pionera en firmar un protocolo de reducción de azúcares añadidos con las autoridades alimentarias que les llevará a bajarlos un 10 % en 2020.

Calabozo ha explicado que este compromiso no implica sustituir el azúcar por edulcorantes artificiales, sino que requiere cambios tecnológicos y “educar al consumidor” en sabores menos dulces, “con tiempo” y “el compromiso de toda la cadena alimentaria”.

Sobre el informe del azúcar en los yogures
En este sentido, ha incidido en que la preferencia del mercado español por el sabor dulce es menor que la del Reino Unido, por lo que, a su juicio, el estudio publicado en la revista científica británica BMJ difundido ayer y que alerta sobre los elevados niveles de azúcar en yogures no es extrapolable. “El contenido de azúcares totales en el yogur es de 20 gramos de cada 100, mientras que en España es de 12 gramos”, ha matizado.

Además, desde Fenil han hecho hincapié en que dicho estudio no diferencia el azúcar presente de manera natural, a través de la lactosa, que representa 4 gramos por cada 100 de producto.

“No son calorías vacías, forman parte de un alimento de alto valor. Inducir en una reducción drástica de este tipo de productos puede tener incidencia negativa en las ingestas de calcio, que en un 60 % proviene de los productos lácteos”, ha defendido.

Desde Fenil recuerdan que, según un estudio sobre nutrición en España de Anibes, los yogures y leches fermentadas con azúcar añadido aportan menos del 4 % de la energía diaria, a pesar de ser un producto de alto consumo.

Actualmente, la industria española utiliza como endulzantes naturales azúcar blanco, de caña e integral, sacarosa y fructosa; y como endulzantes artificiales, fundamentalmente la estevia. “Algunos fabricantes añaden preparados de frutas sin azúcar añadido para endulzar los yogures con la propia fructosa”, ha apuntado Calabozo.

Según las cifras del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), la producción total de yogures y leches fermentadas en España ascendió a 1.022.000 toneladas, de las cuales se comercializaron 760.000 toneladas, con un valor de venta de 1.700 millones de euros.

Desde la Fenil han advertido de que las ventas han acumulado caídas desde 2011 y han vuelto a repuntar desde mediados de 2017, con un aumento en volumen del 2,4 % anual y del 1,54 % en valor, según los datos de la patronal a julio de 2018, con una facturación de 1.700 millones de euros en dicho periodo.

Fuente: Efeagro

El 54% de los emprendedores en el mundo rural son mujeres

El 54% de las personas que deciden emprender en España un negocio en el mundo rural son mujeres y, del total de empresarias que operan en este entorno, el 80% son autónomas y apuestan por iniciativas relacionadas con productos o servicios que no se ofrecían antes en la zona como el turismo rural, el ecoturismo, el agroturismo, el turismo de experiencia, la artesanía y los oficios artesanales así como la transformación de productos autóctonos y el sector agroalimentario.

Así se desprende del informe ‘Mujer, pobreza y desarrollo sostenible’ realizado por la Fundación Comercio para el Desarrollo (Copade) en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, que, entre otras cuestiones, analiza el papel de la mujer emprendedora como elemento transformador de la realidad social y económica de España, apostando por la sostenibilidad social y ambiental.

A este respecto, para el director general de Copade y presidente de FSC España, Javier Fernández, un “aspecto importante” en relación con el emprendimiento es la economía social que, defendió, “se desarrolla por medio de las cooperativas de trabajo asociado, siendo un mecanismo muy activo para generar empleo”.

En España existen cerca de 12.000 empresas cooperativas que dan trabajo a más de 214.000 personas de las cuales casi 6.500 son cooperativas de trabajo asociado y, segun confirmó Copade, las mujeres son las que llevan la mayor parte de estas cooperativas, dado que el 55% de quienes trabajan en este tipo de asociaciones son féminas.

La Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) femenina global ronda el 11% mientras que, en España, tras caer al inicio de la crisis, se ha estabilizado en el 4,5%.

FUENTE: ECODIARIO

Errores de seguridad alimentaria en la cocina

Manipular adecuadamente los alimentos es de vital importancia para prevenir enfermedades e intoxicaciones. Si quieres aprender a evitar estos problemas, toma nota de los 5 errores de seguridad alimentaria que cometemos con más frecuencia en la cocina y aprende cómo corregirlos.

Todos conocemos pautas básicas de higiene a la hora de cocinar, como la importancia de lavarse las manos o limpiar bien los alimentos, pero en muchas ocasiones se nos escapan otras directrices que hay que tener en cuenta para garantizar que la comid
a está libre de bacterias, virus y otros microorganismos malintencionados. Toma nota de estos consejos para manipular los alimentos como un profesional y evita cometer los errores más habituales en la cocina.

 

El estropajo, caldo de cultivo de microbios

Las esponjas de cocina son un peligroso caldo de cultivo de microbios. De acuerdo con un estudio científico realizado en Alemania, tu estropajo tiene más bacterias que la taza del váter: se hallaron 362 tipos distintos de bacterias, 10 de ellas con capacidad para hacer enfermar a una persona si llegan al organismo.

Para mantener el salvauñas lo más limpio posible de microorganismos, Jennifer Quinlan, microbióloga de alimentos de la Universidad de Drexel, recomienda no emplearlo para limpiar líquido de carne de ningún tipo y sustituirlo cada dos semanas. También aconseja cambiar el paño de cocina cada día y usar papel siempre que sea posible para limpiar las superficies.

 

La tabla de madera es un peligro

Las tradicionales tablas de madera para cortar ingredientes son un peligro para la seguridad alimentaria. El problema reside en que la madera es un material poroso en el que es fácil que bacterias y microbios queden ocultos, por lo que resulta complicado mantenerlas limpias e higiénicas. Por este motivo, los científicos recomiendan que utilicemos materiales no porosos en este tipo de tablas, por ejemplo mármol, vidrio o plástico.

Además, también es aconsejable disponer de distintas tablas para los distintos tipos de alimentos, por ejemplo una para cortar las carnes crudas, y otra para las verduras y otros productos, como el pan. Siguiendo esta recomendación evitarás la peligrosa contaminación cruzada.

 

Desinfecta las superficies de trabajo

Las encimeras y tablas de cortar son elementos que corren el riesgo de ser contaminados y entran en contacto con buena parte de los productos que cocinamos y comemos. Por este motivo es importante que estén libres de microbios, para lo que tenemos que desinfectarlos. Sin embargo, en muchas ocasiones no somos conscientes de la diferencia entre limpiar y desinfectar, y nos quedamos contentos con lavarlos con agua y jabón.

Este es uno de los errores de seguridad alimentaria más frecuentes en la cocina, y para evitarlo lo único que tienes que hacer es emplear un desinfectante alimentario adecuado o diluir una cucharada de lejía en unos cuatro litros de agua y aplicar el resultado en las superficies.

 

Nunca laves la carne cruda

Aunque estamos acostumbrados a lavar todo aquello que puede tener gérmenes, esto no se aplica a la carne cruda, que nunca hay que lavarla. Poner este alimento debajo del grifo no va a conseguir que las bacterias y virus se vayan de su superficie. Por el contrario, corres el riesgo de diseminar los microbios por toda la cocina. Para que los virus y bacterias de la carne se mueran, lo que tienes que hacer es cocinarla a una temperatura superior a los 70ºC.

 

Refrigera la comida preparada con rapidez

Cuando cocines para varios días, evita dejar fuera de la nevera los platos preparados durante unas horas. Los expertos aconsejan guardar las sobras en el frigorífico en las dos horas posteriores a la cocción.

¿A qué se debe esto? Por encima de los 70 ºC y por debajo de 4ºC, los virus y las bacterias o bien se mueren o bien se aletargan. Por el contrario, si la temperatura es adecuada, los microbios crecerán en el alimento a sus anchas, lo que puede dar lugar a una intoxicación alimentaria.

 

FUENTE:COMPUTERHOY